jueves, 23 de julio de 2015

En sueños...

Estaba más que cansada ese año, necesitaba vacaciones. Pero la idea de ir sola me desanimaba.

Pasó el tiempo y no había reservado ni comprado pasajes para ningún lado. Y así, mi primer día de vacaciones me encontró paseando por la ciudad, sin saber qué hacer ni dónde ir.

Me metí en una cafetería nueva, “La Reina de Corazones”…, ya el nombre me hizo sonreir. No había nadie; salvo él. Un poco excéntrico pero con una mirada penetrante.

Sé exactamente lo que esta hermosa dama desea. –dijo de forma especial y divertida.

¡Qué bueno, porque ni yo misma lo sé! –respondí con mi mejor sonrisa; a lo que él se tomó el pecho, como gesto que lo había tocado.

Te invito un exquisito té con torta en el jardín de aquí atrás... –y agregó sussurrando; …es mágico. –a lo que extendió su mano.

No dudé dos segundos. Fuimos hacia allí, aunque si no parecía haber nada, menos un jardín. Al abrir la puerta no podía creer lo que veía. Árboles enormes rodeados de flores de todos los colores. Pajaritos cantando en todas sus ramas. Y mariposas, cuánto hacía que no veía tantas mariposas!!!

Parece un sueño! …y si me dices que lo es, no quiero despertar. –le dije mirándolo a los ojos.

Un sueño donde estamos tú y yo... –me respondió.

En el medio de este inmenso parque, había una mesa llena de cosas deliciosas, y el té humeante que nos esperaba. Hasta juraría haber visto un conejo corriendo por entre los árboles y un gato que aparecía y desaparecía por detrás de la mesa.

Era como si nos conocieramos de toda la vida. Hablabamos, y uno completaba al otro con las palabras. El tiempo se había detenido.

Sentí una mano sobre mi hombro.

Despierte señorita…, debemos cerrar. –era una mujer regordeta con una falda a rayas.

Uyyy…, me disculpe… –dije sorprendida. Es que estaba tomando el té en el jardín con…

¿En el jardín? …señorita, debe haber soñado. –me respondió riendo.

Ya en la calle, un gato cruzó entre mis piernas y casi hizo que cayera. Al alzar los ojos lo ví..., era Él, con su mirada en mí, diciendo:



La publicidad de una nueva película…, definitivamente necesitaba vacaciones.








(Este texto pertenece a los "Relatos Jueveros", y esta semana la convocación
fue hecha por Max desde su blog "Diario del último bufón".
Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)




32 comentarios:

  1. ¿Quién te dijo que era un sueño?
    ¿Quién te dijo que en realidad el sueño no sea el caminar por esa calle?
    ¿Quién te dijo que el cartel no era la puerta a la realidad? ¿El reclamo del origen?
    No dejes de soñar porque ya sabes mi dicho: Soñar es vivir... vivir es sentir...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he dejado de soñar, y no creo poder jamás hacerlo...

      Infinitos besotes hermosa!

      Eliminar
  2. Es la clase de sueño del que una no quiere despertar...buscar los ojos de alguien que buscamos y que no sabemos en que lugar esta...esa mirada que entra como flecha en nuestrois ojos y va directo al corazón....hermoso viaje...Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay sueños que siguen aún a ojos abiertos Mirella, y tal vez sean los más emocionantes.

      Un beso.

      Eliminar
  3. El mundo de los sueños, nunca se sabe que encierra, bien pudiera ser una historia como la tuya.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo apasionante es tratar de descubrirlo, ¿no crees Carmen?

      Un beso.

      Eliminar
  4. Porque hay sueños que también se convierten en reales, porque hay sueños que aunque otros no se conviertan en realidad, se viven suspirando desde la almohada del pensamiento.

    Precioso lo que has escrito mi querida Alma, qué bonito es soñar y volar, y yo me quedo volando contigo y tus letras.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay, sí que los hay Maria... y hay que atreverse a soñar, a sentir, a vivir.

      Es un placer enorme que vos te quedes conmigo y mis letras... gracias de ♥ por ser tan, tan vos!

      Besotes enormes!

      Eliminar
  5. Yo sé de algunos que se convierten en gatos solo para dejarse acariciar, y no miento.

    Besos dulces y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante, jamás he conocido quién pudiera hacer algo así, pero me gustaría ...sin dudas me gustaría.

      Un beso salado como este mar, y buen fin de semana para vos también.

      Eliminar
  6. Y hay sueños que impiden que los deseos sean olvidados.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó este concepto, "los sueños impiden olvidar los deseos...", siempre tienes el punto justo Demiurgo!

      Un besote.

      Eliminar
  7. Aunque fuera sólo en sueños, el encuentro te hizo bien! jeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, vos sí que has entendido todo! ...jajajajajaja!

      Un beso.

      Eliminar
  8. ¡¡¡Feliz, feliz, no cumpleaños!!! Bonito sueño, aunque quien sabe, quizás no lo era del todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó esa posibilidad de que tal vez no fuera del todo un sueño Pikxi!

      Un beso.

      Eliminar
  9. No creo que fuera un sueño, y si lo fue no importa, a veces lo único que nos queda para evadirnos de la tediosa realidad son los sueños...¿Qué haríamos sin ellos?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssss Charo, ni quiero saber a esa posibilidad, no imagino vivir sin soñar!

      Un beso.

      Eliminar
  10. Un sueño maravilloso en el que no falta ni el té.
    La próxima vez me invitas y soñamos juntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trato hecho Tracy... y mira que te tomo la palabra!

      Besotes.

      Eliminar
  11. De eso trataba esta convocatoria, de irnos de vacaciones, de trasladarnos a otros lugares...de tomar el té en un jardín maravilloso como el que nos has descrito...al que nos has transportado. Me ha encantado eso de abrir una puerta y encontrar, simplemente encontrar...
    Besos y gracias por participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso Max es lo mejor que nos puede pasar, abrir una puerta y encontrar, simplemente encontrar... no esperar, y que llegue... no buscar y encontrar... esa es la magia, ahí inician los sueños.

      Un besote y gracias por esta maravillosa convocatoria!

      Eliminar
  12. Que bonito relato Alma... ella misma viajó donde quiso y disfrutó por un momento de ese mágico lugar de ensueño y porque no, realidad... hay sueños muy reales y realidades que parecen un sueño... que pudo ser esto? Me ha gustado mucho...
    Besines grandes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién puede decir con absoluta certeza qué fue? ...y en todo caso, ¿es importante la etiqueta de sueño o realidad? ...le hizo bien, la hizo feliz, lo sintió, lo vivió ...y eso, Piccola, es lo único que realmente cuenta, ¿o no?

      Besotes enormes, con toda mi luz y mi cariño hacia vos.

      Eliminar
  13. ¡Si uno pudiera quedarse de vacaciones en esos sueños!
    Encantador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si uno pudiera... pero si así fuera ibso, ¿crees que serían tan hermosos e interesantes nuestros sueños?

      Un beso y gracias por tu huella.

      Eliminar
  14. A veces no es necesario viajar muy lejos para encontrar cosas fantasticas, yo hubiera mirado en la profundidad de los ojos del gato, a veces es posible perderse y viajar mas. Me gusto mucho tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Molí, a veces las cosas más maravillosas están al alcance de la mano, del alma, sólo que no nos damos cuenta... la próxima vez haré más atención al gato, prometo!

      Un beso.

      Eliminar
  15. En los sueños todo es posible. A veces incluso es posible que los sueños nos parezcan realidades o que incluso alguna realidad nos recuerde lo soñado. Me ha gustado ese guiño final con el encuentro con el gato de sus sueños. Muy bien resuelta la propuesta de esta semana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepe; me encanta y creo en eso que a veces los sueños nos parecen realidades o las realidades nos recuerdan nuestros sueños.

      Un beso.

      Eliminar
  16. No sé... esto fue un sueño, pero bien podría haber sido algo mágico y de verdad, porque cualquier lugar se hace especial si queremos nosotros que se haga. A veces el lugar depende más de nuestro ánimo que a como sea en sí mismo.

    Quizá mañana te lo encuentres en el mundo real... :)

    Muy bonito el relato. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo nosotros hacemos especial lo(s) que nos rodea... y quizá, ¿quién sabe?

      Un beso Carmen.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...